Los Misterios Luminosos: La Institución de la Eucaristía

Los Misterios Luminosos: La Institución de la Eucaristía
loader

Este último misterio luminoso nos llama a amar a Jesús y su fruto es la práctica de los sacramentos. La Eucaristía es un instrumento de misericordia y nuestra comunión con Dios y con nuestros hermanos cristianos. 

El Papa Francisco nos recuerda que es así como podemos recibir a la Luz y la Fuerza de Cristo para no sucumbir a la degradación.

 

[...]] en la [Última] Cena Jesús entregó su Cuerpo y su Sangre mediante el pan y el vino, para dejarnos el memorial de su sacrificio de amor infinito. Y con este «viático» lleno de gracia, los discípulos tienen todo lo necesario para su camino a lo largo de la historia, para llevar a todos el reino de Dios. Luz y fuerza será para ellos el don que Jesús hizo de sí mismo, inmolándose voluntariamente en la cruz. Y este Pan de vida ha llegado hasta nosotros. […]



Existe un peligro, existe una amenaza: disgregarnos, despreciarnos. ¿Qué significa, hoy, este disgregarnos y depreciarnos? Nosotros nos disgregamos cuando no somos dóciles a la Palabra del Señor, cuando no vivimos la fraternidad entre nosotros, cuando competimos por ocupar los primeros sitios —los trepadores—, cuando no encontramos la valentía de testimoniar la caridad, cuando no somos capaces de dar esperanza […] ¿qué significa hoy para nosotros depreciarnos, o sea aguar nuestra dignidad cristiana? Significa dejarnos mellar por las idolatrías de nuestro tiempo: el aparentar, el consumir, el yo en el centro de todo; pero también ser competitivos, la arrogancia como actitud triunfante, el no admitir nunca haberme equivocado o tener necesidad. Todo esto nos deprecia, nos hace cristianos mediocres, tibios, insípidos, paganos.



Jesús derramó su Sangre como precio y como lavacro, para que fuésemos purificados de todos los pecados: para no depreciarnos, mirémosle a Él, bebamos en su fuente, para ser preservados del peligro de la corrupción. Y entonces experimentaremos la gracia de una transformación: nosotros seguiremos siendo siempre pobres pecadores, pero la Sangre de Cristo nos liberará de nuestros pecados y nos restituirá nuestra dignidad. Nos liberará de la corrupción. Sin nuestro mérito, con sincera humildad, podremos llevar a los hermanos el amor de nuestro Señor y Salvador. Seremos sus ojos que van en busca de Zaqueo y de la Magdalena; seremos su mano que socorre a los enfermos en el cuerpo y en el espíritu; seremos su corazón que ama a los necesitados de reconciliación, misericordia y comprensión.



De este modo la Eucaristía actualiza la Alianza que nos santifica, nos purifica y nos une en comunión admirable con Dios. Aprendemos así que la Eucaristía no es un premio para los buenos, sino que es la fuerza para los débiles, para los pecadores. Es el perdón, es el viático que nos ayuda a dar pasos, a caminar.



Textos del Sermón del Papa Francisco – Plaza de San Juan de Letrán, Roma – Junio 4, 2015

 

Oración por los obispos franceses que estarán en asamblea en Lourdes, Francia, del 3-8 noviembre, 2018


Señor, te confiamos a los obispos de Francia que se reunen en Lourdes.

Permite que el Espíritu Santo descienda sobre ellos y los ilumine con tu luz 

de modo que puedan tomar decisiones concretas y

reales para que se pueda hacer justicia y reparación,

y que los recursos necesarios sean puestos en práctica 

para que nunca más sean cometido crímen alguno.

Concédeles la gracia de ser nuestros Pastores, los que necesitamos.

Te encomendamos también todos los temas que abordarán durante la asamblea,

permite que ellos, nuestros pastores nos guíen hacia ti y

restaura el impulso misionero en tu iglesia de Francia.

Te lo pedimos por la intersección de María, y San Miguel Arcángel.

¡Amén

Oremos

Un Padre Nuestro, 10 Ave María, y las oraciones a María y San Miguel haciendo clic en el botón de abajo "Oro"

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

4 Comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

Karen
Karen  el mes pasado
Me tocó la reflexión de este misterio... Es difícil en este sistema ser leal a la palabra de Dios... La caridad, la humildad, la dignidad, el afecto. Estoy feliz de pedirle a mi señor misericordioso, me conceda ser una persona de bien, útil, que reciba y de esperanza. Gracias a ustedes por esta estrategia, me sirve mucho.
    Pedro
    Pedro place Pesquería, el mes pasado
    Lo siento, no rece este día por el simple hecho de que no apruebo la comunión en la mano. No somos consagrados para tomar lo más SAGRADO del mundo con las manos, solo los sacerdotes pueden hacerlo.
      Jose Horacio Moreno Dominguez
      Jose Horacio Moreno Dominguez place Ciudad de México, el mes pasado
      Somos todos una sola cosa en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; una sola cosa por la identidad de condición, por la asimilación que obra el amor, por la comunión de la carne sagrada de Cristo y por la participación de un único y Santo Espíritu.
        Verónica Amelia Loyola Toledo
        Verónica Amelia Loyola Toledo place Santiago, el mes pasado
        Cuanto dolor habrá sentido nuestro señor Jesucristo en la Última Cena, sabiendo que uno de sus propios discípulos lo entregaría a la muerte. Él mismo estaba consciente de todo lo que le esperaba y sin embargo pudo mas el inmenso amor que nos tiene a cada uno de nosotros y se nos entrega en la Eucaristía. Vayamos limpios de cuerpo y alma a recibir este sacramento para entrar en comunión con el Divino Maestro y con nuestros hermanos en la Fé. Procuremos no traicionar ni caer en la tentación de mirar en menos a nuestro prójimo y a estar siempre auxiliando a los que nos necesitan para evitar la corrupción personal. Amén.